Carrito

Tu carrito esta vacío

Seguir comprando

El ritmo en los cliclos de nuestra vida y nuestra piel

El ritmo en los cliclos de nuestra vida y nuestra piel
 "Estudie los ritmos de la naturaleza, porque el ritmo es portador de vida".
Dr. Hauschka

 

Aprovechando la fuerza de la polaridad natural, la alternancia rítmica de la luz y la oscuridad, del frío y el calor, del movimiento y el reposo. Actualmente seguimos elaborando nuestros macerados, formulas florales y preparados base siguiendo este procedimiento rítmico básico. Rítmicamente preparamos nuestras mezclas e integramos nuestros preparados, por ejemplo, para la elaboración de nuestras fórmulas florales para cada crema. La integración de las flores en los preparados se hace también con un proceso rítmico. Los ritmos de las estaciones, de los ciclos lunares, y el ritmo diario marcan también el calendario de trabajo y de producción en nuestro laboratorio.

 

Tomamos en cuenta los ritmos en cada proceso, te compartimos unos cuantos:

 

  • Recolección de plantas de acuerdo con el Calendario biodinámico en México (plantas provenientes de cultivos biodinámicos)
  • Macerados de plantas siguiendo el ritmo mensual, el ritmo diario entre la luz y la oscuridad, y entre frío y calor.
  • Elaboración y dinamización de las formulas florales con movimientos rítmicos.
  • Trabajo en el laboratorio siguiendo los ritmos del ciclo lunar, el ritmo diario siguiendo los horarios específicos de producción.

 

Todas nuestras fórmulas están elaboradas siguiendo procesos rítmicos por lo cuál es importante plantearlo ya que a veces tu producto no está listo inmediatamente después de tu compra. Esto puede deberse a que aún no ha cumplido con el proceso rítmico indicado y requerido de acuerdo con nuestros procesos de producción.

 

El ritmo como medio de comunicación.

 

El ritmo no es un fin en sí mismo. El ritmo es un camino para ponerse en contacto con el propio cuerpo.
 
Como todos los organismos vivos, el cuerpo conoce y vive diversos ritmos.

 

Ritmos en tu piel:

 

La piel misma vive en un proceso de transformación viviendo diferentes procesos rítmicos.

 

Tu piel se renueva cada 28 días. Y se comporta de modo diferente por las mañanas a por las noches, cuando se regenera. También se comporta de manera diferente dependiendo el clima, frío o calor, la estación del año en la que estés viviendo. La piel se regenera también cada cambio de estación y se prepara para recibir la siguiente. Y finamente también se transforma con el pasar de los años de acuerdo con tu edad cronológica.

 

Estos son los ritmos con los que armonizamos nuestra cosmética: la aplicación regular de nuestros productos favorece el ritmo de regeneración de tu piel.

 

Tu piel se activa y se estabiliza

 

Durante el día en tu piel actúan los productos de tratamiento nutritivos e hidratantes, por la noche recomendamos aplicar un tratamiento sin tanta grasa, para no alterar los procesos metabólicos de la piel. Y recomendamos más un tratamiento regenerador. Estas fuerzas regenerativas se verán activadas por medio del descanso y del sueño. Y el paso de la obscuridad a la luz.

Durante el transcurrir de las estaciones los productos actúan de manera diferente en tu piel, por ejemplo, en invierno tu piel necesita mas hidratación y humectación que en verano. Es importante estar atento sobre estos cambios, para poder escoger con claridad que producto es el indicado para cada momento. La crema que puede servirte en invierno no necesariamente es la indicada para verano o primavera. Es por eso por lo que en Botica Floral no clasificamos los diferentes tipos de piel (p.e. seca, mixta o grasa) sino que consideramos los cuadros cutáneos que pueden ir variando (haz click en Equilibrio en tu Belleza, en “cuadros cutáneos”) para determinar tu tipo de piel según tus cambios según el día, el lugar donde vives, las diversas estaciones del año y las distintas fases de la vida.

 

A través de tu piel se pueden activar ritmos, ciclos y un equilibrio a niveles más profundos. Se pueden transmitir impulsos armonizadores y regeneradores a tu cuerpo, que van desde la raíz del cabello hasta los pies y te regalan el placer de la armonía vital.

Aprovechando los ritmos, activamos las fuerzas intrínsecas de tu piel.